IDOVEN

La cocaína, el corazón y sus riesgos directos | IDOVEN

La cocaína, el corazón y sus riesgos directos | IDOVEN

Cinco millones de personas en todo el mundo padecen trastornos relacionados con el uso de drogas.

Una de las drogas más consumidas en el mundo es la cocaína. Países como Australia se sitúan en el primer puesto de consumo de esta droga, con un 2,5% de su población, seguido de cerca por Albania y Estados Unidos. El 2% de la población española consume cocaína, según el Instituto Nacional de Estadística, un dato que sitúa a nuestro país en el sexto puesto mundial.

Además su consumo se asocia al hábito del tabaco, ya hemos hablado del impacto negativo que tiene fumar y una mala alimentación en nuestro sistema cardíovascular. 

En el post de hoy os hablamos del daño cardíaco que produce el consumo de cocaína. 

Cocaína y enfermedades cardiovasculares

La cocaína constituye una causa importante de enfermedad cardiovascular, especialmente de síndromes coronarios agudos (SCA) como es el infarto. La incidencia de SCA asociado al consumo de cocaína ha aumentado de manera constante en los últimos 20 años.

¿Qué daños produce la cocaína?

La cocaína produce distintas alteraciones cardiovasculares con manifestaciones tan variadas como isquemia e infarto de miocardio, miocarditis, miocardiopatía, arritmias cardíacas, muerte súbita y endocarditis.

¿Cómo produce el daño esta droga?

Los mecanismos a través de los cuales la cocaína produce un SCA continúan en el terreno de las hipótesis. Los estudios sugieren que la cocaína genera una vasoconstricción de la microvasculatura coronaria. También es un potente simpaticomimético, es decir estimula los receptores adrenérgicos, esto se traduce en un incremento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, conjuntamente con aumento de la demanda de oxígeno miocárdico y de la resistencia vascular coronaria, lo que puede limitar el suministro de oxígeno al corazón.

Además de sus efectos agudos a nivel coronario y en general cardiovascular, se ha sugerido que el consumo de cocaína incrementa la agregabilidad plaquetaria, produce daño endotelial aumentando la permeabilidad celular a las lipoproteínas de baja densidad y parece contribuir a la progresión de la aterosclerosis por el incremento de la expresión de las moléculas de adhesión endotelial y la migración de leucocitos. Prueba de ello es que se ha objetivado una arteriosclerosis coronaria prematura en las autopsias realizadas a consumidores jóvenes de cocaína.

¿Qué más podemos saber sobre sus peligros?

La radiómica muestra que la cocaína aumenta el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias. La radiómica es un tipo de tecnología que, mediante el uso de la Inteligencia Artificial, convierte un gran número de imágenes médicas en datos cuantificables. Según un estudio reciente publicado en Radiology los investigadores han podido demostrar el poder de la radiómica para mejorar la comprensión de las enfermedades cardiovasculares.

En el estudio, se analizaron los cambios en 1.276 características radiómicas durante un seguimiento promedio de cuatro años en 300 individuos con enfermedad arterial coronaria subclínica (o enfermedad que aún no era lo suficientemente grave como para presentar algún síntoma, como se confirmó mediante angiografía coronaria por TC). En él evaluaron si los diferentes factores de riesgo cardiovascular tienen contribuciones distintivas a los cambios en la placa a lo largo del tiempo.

En este estudio, la ingesta de cocaína se asoció de manera considerable con casi una cuarta parte de las características radiómicas.

Desde IDOVEN queremos concienciar de los peligros cardiovasculares que conlleva el consumo de drogas y, en particular, de la cocaína. Para lograr así nuestro objetivo final como compañía que es ayudar a cuidar y proteger la vida.