IDOVEN

Diferencia entre un Smartwatch y el estudio cardíaco deportivo IDOVEN

Diferencia entre un Smartwatch y el estudio cardíaco deportivo IDOVEN

En el post de hoy vamos a responder a una de las preguntas que recibimos cada semana en nuestro formulario de contacto.

¿Qué diferencia existe entre los servicios que ofrecemos en IDOVEN y un Smartwatch?

Son dos servicios/productos totalmente diferentes y complementarios.

Los Smartwatch han consiguiendo que los clientes y deportistas estén informados y, poco a poco, sepan interpretar un dato indirecto de su corazón: el pulso

En medicina, el pulso de una persona es una onda de presión provocada por la expansión de las arterias como consecuencia de la circulación de sangre bombeada por el corazón. Se obtiene por lo general en partes del cuerpo donde las arterias se encuentran más próximas a la piel, como en las muñecas o el cuello.

¿Qué datos nos ofrecen estos dispositivos y qué hemos aprendido de ellos?

Ahora entendemos qué pulsaciones tenemos en reposo, pulsaciones haciendo deporte o durante las horas de sueño. Los Smartwatch realizan esta medición utilizando una tecnología llamada fotopletismografía que detecta las ondas de pulso: una fuente de luz infrarroja (LED) emite un haz sobre la piel para iluminar los la pequeñas arterias que se encuentran debajo de la piel, estas arterias reflejan parte de dicho haz de luz dependiendo la cantidad de glóbulos rojos que contienen. Debajo de esto relojes podéis observar esa luz LED alumbrando la muñeca. Esta tecnología de uso muy común nos da unos datos indirectos del ciclo cardiaco (cada cuanto late el corazón y con que ritmo) pero nunca un diagnóstico profesional. Con ella conocemos la frecuencia cardíaca (en latidos por minuto).

Una frecuencia cardíaca en reposo normal para los adultos oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Generalmente, una frecuencia cardíaca más baja en reposo implica una función cardíaca más eficiente y un mejor estado físico cardiovascular. Por ejemplo, un atleta bien entrenado puede llegar a tener una frecuencia cardíaca en reposo normal entre 40 y 50 latidos por minuto.

Muchos deportistas y clientes se interesan por el estado de su corazón. Creemos que en el futuro esta práctica seguirá la tendencia ascendente que está teniendo en los últimos años.

Aún así, queremos explicar las principales diferencias que existen entre un Smartwatch y la tecnología que utilizamos en IDOVEN:

    • Medición directa del corazón: como hemos comentado anteriormente la medición de un smartwatch se realiza de forma indirecta en la muñeca. El holter deportivo Nuubo que utilizamos en IDOVEN es un peto que se coloca en el torso y mide directamente la actividad eléctrica del corazón: electrocardiograma.
    • Tiempo del electrocardiograma: un smartwatch como los de Garmin, Polar, Fitbit o los Wear OS de Google, miden habitualmente únicamente la onda de pulso de forma continua. Los pocos smartwatch que son capaces de realizar también un electrocardiograma de una única derivación como el Apple Watch Series 5, sólo puede hacerlo durante un máximo de 30 segundos de monitorización. Nuestro servicios de  de monitorización cardíaca miden la actividad del corazón de forma continua durante un mínimo de 24 horas = 86.400 segundos y hemos llegado a medir el corazón de alguna persona durante 85 días.
  • "Manos libres": para realizar un electrocardiograma en un smartwatch como el último modelo de Apple Series 5 necesitas ocupar ambas manos. El reloj debe estar en contacto con tu muñeca y los dedos de tu mano contraria deben tocar la correa o carcasa para poder grabar ese electrocardiograma de 30 segundos. Por lo tanto no puede realizarse practicando una actividad deportiva o dormido por ejemplo. Comprando nuestro servicio puedes monitorizarte haciendo cualquier actividad (corriendo, montando en bici, esquiando...) o durmiendo. Esto hace que la monitorización del electrocardiograma sea de vida real y no de un momento concreto que dure 30 segundos en estático por lo que obtenemos una información con mayor utilidad clínica para conocer el estado de ese corazón.
  • Número de latidos monitorizados: con una monitorización de 30 segundos se monitorizan, aproximadamente 30 latidos. Con el servicio de monitorización cardíaca de 7 días que ofrecemos en IDOVEN se puede llegar a monitorizar más de 1 millón de latidos.
  • Problemas cardíacos detectados: los pocos smartwatch que son capaces de registrar electrocardiogramas están desarrollados actualmente para detectar como mucho sólo una arritmia conocida como fibrilación auricular, mientras que la inteligencia artificial que estamos desarrollando en IDOVEN detecta actualmente las 58 arritmias más frecuentes (afectando a millones de personas que en ocasiones no saben que las están teniendo).
  • Diagnóstico médico: los smartwatch, al detectar alguna alteración en tu pulso te recomiendan a veces que te realices una prueba específica para analizar esa alteración del ritmo cardíaco. En el caso de IDOVEN detectamos cuál puede ser el problema (en caso de que haya alguno) y nuestro equipo médico especializado en arritmias y cardiología deportiva te da la recomendación necesaria para tratar de solucionarlo.

Desde IDOVEN creemos que este tipo de productos son complementarios a nuestros servicios de cardiología a distancia.

Se puede llevar un reloj de este estilo y querer conocer la frecuencia cardíaca de nuestro corazón en nuestra vida real (entrenando, descansando y trabajando) pero no para salir de dudas sobre cualquier problema cardíaco o patología.

Un claro ejemplo de ello es el caso de Juan. Juan contrató hace una semana nuestro estudio cardíaco deportivo en remoto de 7 días porque su reloj Garmin le recomendó en la última actualización activar una alarma para controlar si en algún momento su frecuencia cardíaca era anormalmente baja. Esta alarma hizo que Juan se diera cuenta de que su pulso por la noche bajaba por debajo de 40 latidos por minuto. Razón por la cual quiso conocer un poco más sobre el estado de su corazón y contrato uno de nuestros estudios médicos a través de la web. En el análisis de esta monitorización continua de su electrocardiograma durante 7 días hemos visto que esa frecuencia cardiaca baja nocturna (conocida como bradicardia sinusal severa) es normal. Hemos podido explicar a Juan que su corazón se está adaptando perfectamente a los entrenamientos que ha retomado desde hace 6 meses tras una época de menos actividad física. Hemos podido asegurar con datos médicos que esos periodos nocturnos en lo que su corazón se pone "al ralentí" no se deben a ninguna arritmia ni patología cardíaca sino que el corazón está asimilando las cargas de entrenamiento del día. 

Gracias a servicios como el que ofrecemos, basándonos en big data e inteligencia artificial, ponemos a disposición de nuestros clientes cardiología profesional a distancia en cualquier parte del mundo. Consiguiendo que todos ganemos. Los clientes están más informados y saben cómo interpretar su corazón, y los médicos profesionales tenemos más tiempo para centrarnos en los casos que realmente demandan nuestro conocimiento.