IDOVEN

Hace 117 años que nació IDOVEN gracias a Willem Einthoven

Hace 117 años que nació IDOVEN gracias a Willem Einthoven

Esta semana, aprovechando que hace unos días se cumplió el 160 aniversario de Willem Einthoven, premio Nobel de Medicina por ser el padre del electrocardiograma, y que cumplimos 2 años de vida como empresa queremos explicar por qué nuestra startup se llama IDOVEN

A lo largo de la historia el principal quebradero de cabeza de los médicos ha sido diagnosticar qué les pasa a aquellos que muestran síntomas de estar perdiendo su salud, o más recientemente, a aquellas personas sin síntomas que tienen riesgo de padecer alguna enfermedad. Lo primero que un enfermo espera de un médico es saber qué tiene, qué le pasa. Por eso los médicos intentamos diagnosticar estos problemas para poder posteriormente ofrecer una curación a los mismos, y cuando aún se desconoce la forma de curar esa enfermedad, buscar el alivio de los síntomas o frenar su evolución. 

Que hoy, desde IDOVEN, estemos trabajando en intentar diagnosticar cualquier enfermedad cardíaca en remoto para cualquier hospital del mundo, empresa de monitorización cardíaca, corporación, organización deportiva o de cualquier persona que solicita uno de nuestros estudios cardíacos a distancia, no habría sido posible sin que Willem Einthoven inventara en 1903 el electrocardiograma: uno de los descubrimientos con mayor impacto en la historia de la medicina.

Hace más de diez siglos se fundó la primera Escuela de Medicina Medieval. Desde entonces han sido numerosos los médicos e investigadores que han aportado inventos y descubrimientos que han permitido sentar las bases de la actual ciencia médica. Willem Einthoven nació en Semarang, isla de Java, el 21 de mayo de 1860. Tras finalizar sus estudios de medicina en la Universidad de Utrecht y su tesis doctoral sobre la Estereoscopia por diferencia de colores, pasó a ser profesor de la Universidad de Leiden donde desarrollo su carrera profesional y pasó su vida.

Willem Einthoven

Antes de la invención de Willem Einthoven se sabía que los latidos del corazón producían corrientes eléctricas. Pero no fue hasta 1901 cuando Einthoven completó una serie de prototipos que permitieron comprender e interpretar estas corrientes eléctricas cardíacas. Cabe destacar que para que los primeros prototipos funcionaran eran necesarias 5 personas/ayudantes y la tecnología que descubrió llamada galvanómetro de cuerda tenía un peso aproximado de 275 kilos. Este galvanómetro de cuerda fue el primer electrocardiógrafo: una de las pruebas médicas más utilizadas del mundo.

Galvanometro de Willem Einthoven - Electrocardiograma

Tras años de estudio Einthoven publicó en 1903 lo que sería nuestro inicio como empresa, ya que, gran parte del conocimiento desarrollado en ese paper científico cimienta lo que hoy es IDOVEN: una empresa que está automatizando el análisis de las señales eléctricas del corazón utilizando inteligencia artificial.

Primer trazado de ECG realizado por Willem Einthoven con el galvanómetro de cuerda - IDOVEN

En el artículo: "Die galvanometrische registrierung des menschlichen elektrokardiogramms" denominó a las deflexiones registradas en el electrocardiograma con las letras P, Q, R, S y T. Esta nomenclatura es la que posteriormente millones de médicos hemos utilizado cada día para describir de forma no invasiva las características electrocardiográficas de cualquier cardiopatía: desde el comportamiento cardíaco de un recién nacido con una cardiopatía congénita hasta la causa del infarto de un paciente de 43 años que llega a la urgencia de un hospital. Cabe destacar las aportaciones que hizo Einthoven quedando para la historia "el galvanómetro de Einthoven", "la ley de Einthoven" o "el triangulo de Einthoven" que a día de hoy se siguen estudiando en todas las facultades de medicina del mundo. 

Para nosotros, es un orgullo que el apellido del padre del electrocardiograma sea el origen del nombre que hoy define a nuestro proyecto: IDOVEN.

El biofísico estadounidense Norman Holter (1914-1983) fue quien posteriormente inventó el monitor Holter, un dispositivo similar al electrocardiograma de Einthoven pero portátil, para monitorizar continuamente la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas o más. Inspirado por una sugerencia del cardiólogo Paul Dudley White (1886-1973) a principios de la década de 1950, enfocó sus esfuerzos hacia el desarrollo del primer dispositivo de monitorización cardíaca portátil que los pacientes podían llevar en una mochila: 

Jeff Holter - Electrocardiograma portátil Holter wearable - IDOVEN

Norman Holter donó los derechos de su invención a la medicina.

La tecnología holter que utilizamos hoy en día desarrollada por Nuubo pesa 145 gramos, cuya base se nutre de los hallazgos de Einthoven. Se puede utilizar en el día a día, mientras entrenas, trabajas y descansas, monitorizando nuestra actividad cardíaca, como si fuera una camiseta y, obviamente, para utilizarla no es necesario contar con ayudantes, ni acudir a un centro sanitario.

Este vídeo muestra los inicios del proyecto monitorizando el corazón de más de 760 deportistas de élite españoles durante la preparación de los Juegos Olímpicos de Río 2016 para controlar su salud y mejorar su rendimiento. En el Departamento de Cardiología del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes CSD:

El estudio de nuestro pasado es importante para ubicar a las personas en el tiempo; suele ser bueno saber de dónde venimos, para saber a dónde vamos. Conocer nuestra historia es esencial para comprender la condición de los seres humanos, esto nos permite construir, mejorar, avanzar y si es necesario cambiar.

El poeta japonés Matsuo Basho decía en uno de sus poemas "No debemos seguir la huellas del los clásicos, debemos buscar lo que ellos buscaron." Como médicos seguimos teniendo los mismos objetivos que nuestros antepasados, queremos poder diagnosticar con mayor exactitud qué le ocurre a nuestros pacientes/deportistas de forma no invasiva. Buscando ayudarles a despejar incertidumbres, darles una explicación a sus síntomas o una solución a sus problemas cardíacos ayudados por la inteligencia artificial que es la base de la tecnología que desarrollamos en IDOVEN. Einthoven construyo su conocimiento sobre los hombros de las personas que le precedieron como el inventor del galvanómetro capilar Gabriel Jonas Lippman (1845-1921), el ingeniero eléctrico Alexander Muirhead (1848-1920) o el médico Augustus Desiré Waller (1856-1922) pero también busco lo que ellos buscaban, arrojar conocimiento para la humanidad. El mejor homenaje que podemos hacer a estos pioneros, con sus inventos muchas veces de creación artesanal, es contar su historia. 

Inteligencia Artificial Cardiología - Artificial Intelligence WILLEM by IDOVENNuestra inteligencia artificial, a la que estamos enseñando a pensar como un cardiólogo se llama "Willem", el lector entenderá perfectamente por qué.

Como todo en ciencia, Willem es fruto de más de 6 años de estudio, una tesis doctoral y los descubrimientos científicos de dos de los fundadores de IDOVEN durante nuestras investigaciones en cardiología básica y traslacional. Labor que desarrollamos en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares CNIC como parte del Laboratorio de Desarrollo Avanzado sobre Mecanismos y Terapias de las Arritmias dirigido por David Filgueiras y en los diversos hospitales e instituciones en las que hemos trabajado.

Willem aprende cardiología de forma muy similar a la que utilizan los maestros con sus alumnos. Actualmente todos los miembros del equipo médico y de ingeniería entrenamos a nuestra inteligencia artificial con lo que se conoce como aprendizaje supervisado. Lo que hacemos es mostrar a Willem millones de electrocardiogramas - indicándole donde se encuentran los diferentes patrones de esas ondas P, Q, R, S y T que describió Einthoven en 1903- de las personas sanas, deportistas y pacientes con cardiopatías que están donando sus latidos para que esta inteligencia artificial pueda ayudar a solucionar los problemas cardíacos de más personas en el futuro. 

La importancia de las máquinas para el diagnóstico de problemas cardíacos, el desarrollo de los prototipos y teorías cómo las de Einthoven han conseguido alargar hasta 10 años de media la vida de la población mundial.

Nuestros objetivos como empresa son seguir ayudando a las personas a tener vidas más sanas a través de nuestra inteligencia artificial, seguir ayudando a los médicos de los hospitales automatizando el análisis de estos electrocardiogramas regalándoles tiempo para realizar tareas en las que realmente aportan valor -en lugar de hacer tareas repetitivas que una máquina hace mejor-, y seguir ayudando a los hospitales y los sistemas de salud a reducir sus costes y sus listas de espera. Queremos construir sobre los pilares de todos estos científicos que nos han precedido y honrarlos tomando el relevo a sus hallazgos científicos y buscando lo que ellos buscaron. Ahora, somos nosotros los que queremos hacer que todo el mundo pueda tener cardiología a distancia con la misma calidad para cualquier persona y en cualquier lugar.

"Para innovar, al menos en ciencia, tenemos que desarrollar nuevas herramientas que nos permitan medir cosas que nunca se han medido."

Dr. Manuel Marina Breysse

CEO, cardiólogo y cofundador de IDOVEN 1903, S.L

 

"Casi todo lo que ves a tu alrededor, un día alguien lo soñó."